CIUDADANOS PIERDE EL CONTROL DE SUS DIRIGENTES

CIUDADANOS PIERDE EL CONTROL DE SUS DIRIGENTES

Uno de ellos, el consultor Fran Carrillo, escribió en un tuit ya borrado que “la mayoría de los jerarcas nazis eran homosexuales”. En otro tuit, Juan Carlos Girauta llama “matón” al ministro en funciones Marlaska y un senador de Ciudadanos compara a su partido con Rosa Parks tras lo sucedido en la fiesta del Orgullo Gay. Imagino que los americanos deben estar indignados ante tan injusta y ridícula comparación.

El señor Rivera, además de elegir mejor sus alianzas, debería poner un poquito de órden en su partido. En Vox, el diputado de color Garriga, afirmó a “redacción médica” que “la sanidad universal y gratuíta es una lacra”. Menudo lavado de cerebro. Rivera debe abandonar ésas “malas compañías políticas” y dejar de integrar a la ultraderecha en las instituciones.

Recientemente, Rivera invitaba en unas declaraciones a los críticos de su partido a abandonarlo y formar su propio partido. Unas declaraciones “políticamente suicidas”, porque así acabo Podemos y miren cómo está… si hay nuevas lecciones, seguramente será “devorado” por el PSOE, de ahí el poco interés de Sánchez en negociar nada que no sume mayoría absoluta. Gobernar en solitario sería condenar al país a una legislatura inestable y a una situación de pseudo bloqueo institucional.

Por otra parte, como sabéis han dimitido en los últimos días cinco dirigentes del partido naranja, unos pertenecían a la Ejecutiva y otros no, (el menos conocido era el líder de Ciudadanos en Asturias), pero había otros de bastante más peso, como Valls, Roldán, Pericay y Nart.

Javier Nart, reconocía en el canal 24 horas de Televisión Española que “el partido nació para que España no dependiera de nacionalistas y populistas”, algo que no estarán cumpliendo si Rivera impide la investidura de Pedro Sánchez. Y no lo deben hacer sólo por sus votantes, sino por todos los españoles, ya se les ha advertido desde todos los foros.

Informes internos de Ciudadanos se felicitan por la crispación. Según una exclusiva de “eldiario.es”, Ciudadanos se felicita en informes internos por los titulares de prensa sobre sus visitas a Rentería y al pueblo de Josu Ternera. El informe de Ciudadanos, según este digital independiente, considera que “en días posteriores se conseguiría alargar el efecto con críticas a Sánchez y PSOE por no condenar con claridad los ataques y con la denuncia presentada ante la Fiscalía en la que se vinculan los hechos con la izquierda abertzale”.

¿Esto sería la prueba de que Ciudadanos usa la estrategia de la “provocación” y el victimismo para ganar votos? ¿La misma estrategia de provocación de los independentistas y la ultraderecha para “viralizar” su mensaje político? Ciudadanos, cuyo viejo discurso como partido “emergente” era “regenerar las instituciones” se está convirtiendo en “más de lo mismo”? ¿El aburguesamiento de Ciudadanos y Podemos provocaría en unas nuevas elecciones la vuelta del electorado al antiguo bipartidismo PP – PSOE, considerados históricamente como “partidos de Estado” bajo la premisa de que al final, a pesar de su antigua corrupción institucionalizada “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”?

Los galones que lleva Arrimadas en el Congreso tenían un precio: no cuestionar a Rivera y “quemarse” con él. Triste final de la historia. Para arreglar esto sólo hay dos posibles soluciones para ella : que el stablishment derribe mediáticamente a Rivera y lo sustituya por Arrimadas, o, si no es posible, que los críticos de Ciudadanos se vayan al PSOE o formen su propio partido, con o sin Arrimadas al frente. Para mí, lo que posiblemente desencadenaría nuevos acontecimientos sería la dimisión de Garicano. Espero que dimita por el bien de España, aunque no sé hasta que punto Rivera se daría por aludido en el estado de narcisismo adolescente en el que se encuentra.

Precisamente porque aprecio el talento que hay en Ciudadanos soy especialmente exigente con ellos, y con buen criterio, porque, como ven, la descomposición de ése partido va “in crescendo”…