¿CREEN LOS RICOS QUE LA ECONOMÍA ES UN JUEGO DE SUMA CERO?

¿CREEN LOS RICOS QUE LA ECONOMÍA ES UN JUEGO DE SUMA CERO?

“¿Creen los ricos que la economía es un juego de suma cero?”. Si los ricos creen que sólo pueden ser muy ricos a costa de los pobres, eso es falso. Y lo explicaré. Otra cosa muy distinta es que algunos sádicos “disfruten” del sufrimiento ajeno.

Nadie critica a las empresas ni a los ricos por intentar conseguir beneficios, pero sería una gran idea que una parte de ésos beneficios los dedicaran a inversiones, creación de empleo y mejora de las condiciones laborales, ¡ porque así evitarían la próxima crisis económica europea, norteamericana o mundial !

No se trata de no ganar, sino de ganar algo menos, lo cual no empeora su nivel de vida ya que al alcanzar el máximo bienestar ya no lo pueden mejorar, y a partir de ahí no está de más ayudar un poquito a los demás, digo yo.

Teorías de la conspiración dicen que a los propios millonarios les interesa que haya crisis cíclicas porque así especulan con el dinero, se enriquecen y de paso atemorizan y someten a la población.

Teorías de la conspiración afirman que los amos del mundo que están detrás de las grandes corporaciones, son luciferinos y hacen ritos satánicos en sus sociedades secretas. Si es así, estar en manos de esta gente no es la mayor esperanza y garantía para el futuro. Espero que las nuevas generaciones de jóvenes destierren este tipo de prácticas elitistas (si las hay, porque destilan la egolatría e inseguridad de quienes las practican).

En España, si la banca o las cajas no perdonan un céntimo al ciudadano que le debe dinero, ¿por qué los contribuyentes tenemos que perdonarle los 60.000 millones de euros con la que la rescatamos? El rescate debería ser un préstamo, no un regalo porque los bancos no son ONG, y al no perdonarles el Gobierno ésos excesos a la hora de hacer negocio, se cuidarían mucho de que hubiera más crisis bancarias, y de dar créditos a quienes no los pueden pagar.

Las eléctricas colocan en sus consejos de administración a los políticos, que luego legislan a su favor, igual que la banca paga las campañas electorales de los partidos, que también legislan a su favor. ¿Os parece propio de una democracia sana?

Al final, la política es una lucha entre los deseos y la realidad: el deseo de aplicar políticas sociales y la realidad de que el presupuesto es limitado. La única forma de mitigar ésa tensión es mejorar la gestión presupuestaria para hacer posible lo imposible y priorizar lo imprescindible. Y recibir el mensaje de la ciudadanía: a la política no se acude para enriquecerse, sino para prestar un servicio público temporal.

Y ojo, la corrupción no es el chocolate del loro : hay tramas criminales que nos han hurtado a los ciudadanos decenas, cientos o incluso miles de millones de euros. Aparte de que es un mal ejemplo ético para la sociedad. Viendo el comportamiento de los políticos ¿qué ejemplo están dando a los ciudadanos? El resultado es inevitable : en este ambiente, el ciudadano acaba “robando” también siempre que puede, aunque sea en pequeñas infracciones, aunque no sea considerado delito. Así vamos creando un ambiente social irrespirable. Como vaticinó mi padre hace décadas : “la sociedad se está pudriendo”.

Los avances tecnológicos también vienen de la mano del sistema, de las grandes fortunas y de las multinacionales. Respecto a un estudio de la Universidad de Stanford sobre inteligencia artificial que recomienda que se abra un debate político sobre el uso de las nuevas tecnologías que aportarían un presunto crecimiento económico (en España hay desaceleración) a cambio de destrucción de empleo y el consiguiente aumento de la desigualdad, por no hablar de dilemas éticos con la ciencia. ¿Compensa? ¿No son siempre los más desfavorecidos las “víctimas” de avances para los que no están preparados?

El hecho de que las universidades, a pesar de los gravísimos inconvenientes que suponen y para los que aún no estamos preparados, recomienden su aplicación, demuestra que también están al servicio del sistema. Y si la independencia de las universidades americanas del poder puede estar en duda, imagínense las demás.

¿NOS PREOCUPAMOS POR LOS DEMÁS?

“El mundo tiene graves problemas por resolver y el ser humano está, por lo general, embebido en problemas minúsculos que ponen de manifiesto su cortedad de miras y su incorregible mezquindad”. Decía Pablo D´Ors, filósofo y teólogo, en el diario El País.

Y yo me pregunto : ¿La gente se preocupa por los demás? ¿La gente quiere tomar el timón y provocar cambios o vende su silencio en las redes sociales a cambio de que su empresa esté contenta, de que el sistema no le señale y así poder pagar una miserable hipoteca?

¿Seguirán las masas consumiendo compulsivamente el entretenimiento programado que les ofrece el sistema para olvidar su miserable realidad? Y no hablo de ustedes, usuarios de Linkedin, gente cualificada y difícil de manipular, sino del ciudadano corriente y gris, poco formado y sin el más mínimo espíritu crítico.

Puedes escribir artículos políticos con la línea editorial de un medio para ganar dinero o puedes escribir artículos políticos independientes para ayudar a tu país, como es mi caso. Y esta frase de Steve Jobs es la que mejor resume el objetivo de mi trabajo en el blog político “jet-lag” : “Mi trabajo no es caer bien a la gente, mi trabajo es hacerlos mejores”.

Creo que para ser un changemaker (agente de cambio) en internet eficaz hay que “influír en los que influyen”, porque ellos tienen la llave para provocar los grandes cambios, si influyes sobre el ciudadano corriente sólo conseguirás cambios en pequeñas comunidades. Convence a los líderes para cambian el mundo.

Seamos realistas. No es lo mismo ser un changemaker cuyos contenidos leen en las redes políticos, abogados, periodistas, altos directivos, muchos consejeros delegados, consultores, relaciones públicas, profesores universitarios, que ser una influencer a la que sigue tu vecino…

“Noticia es lo que alguien, en algún lugar, quiere que suprimas”, decía Lord Northcliffe, editor británico. Esta premisa es la que debería guiar el trabajo de los periodistas, y no los intereses empresariales de los medios, que son los del sistema. En el blog político “jet-lag”, independiente del sistema, de los medios y de todas las empresas y partidos políticos, nos guiamos por esta idea. Sólo nos debemos a nuestros lectores. No vamos contra nadie, simplemente intentamos mejorar el sistema constructivamente, potenciando la generosidad, la humanidad y el sentido de la justicia que hay en muchos de ustedes para reducir el sufrimiento de los más vulnerables.