EL ERROR DE CORBYN : BUSCÓ LA UNIDAD EN SU PARTIDO PERO TRANSMITIÓ UN MENSAJE AMBIGUO. EL SISTEMA ELECTORAL LE PERJUDICÓ : CONSIGUIÓ VOTOS, PERO NO ESCAÑOS

EL ERROR DE CORBYN : BUSCÓ LA UNIDAD EN SU PARTIDO PERO TRANSMITIÓ UN MENSAJE AMBIGUO. EL SISTEMA ELECTORAL LE PERJUDICÓ : CONSIGUIÓ VOTOS, PERO NO ESCAÑOS

La revista ConTexto ha organizado en Madrid una mesa redonda informal entre expertos españoles y británicos para hablar sobre las causas del fracaso de Corbyn y los laboristas en Gran Bretaña en relación al Brexit y al mensaje ambiguo que transmiten.

Estos analistas concluyen que “el resultado de los laboristas ha sido un desastre, la mayoría de la izquierda en Europa anda algo desnortada”. “En cuanto al tema de la redistribución de la riqueza, no se da respuesta a las personas con rentas bajas, y esto no va de izquierda o derecha, sino de defender o no el proteccionismo y el populismo”, añaden.

Aclaran que “Corbyn sólo al final se mostró favorable a la permanencia del país en la Unión Europea y no fue capaz de explicar las ventajas de seguir en ella, mientras que la derecha populista sí fue capaz de aprovechar el hartazgo de la gente con la neutralidad de Corbyn”.

Creen que “como la izquierda no se ponga las pilas ante unos mensajes de la derecha tan directos y tan claros, vamos mal”.

“Se trata de una derrota severa para los laboristas, pero esto hay que matizarlo, porque esta vez consiguió más votos que varios grandes candidatos de la izquierda que hubo en el pasado, sí es una derrota en términos de escaños, pero no en término de votos”.

Corbyn es la misma persona que en 2017, hace sólo dos años, consiguió el 40% de los votos, los laboristas están divididos a favor y en contra del Brexit, Corbyn intentó mantener el equilibrio entre las bases, pero el resultado fue un mensaje de cierta ambigüedad.

Los laboristas han perdido escaños en feudos tradicionales, en 2017 tenían 600.000 afiliados y había motivos para la esperanza, pero ahora se impuso el Brexit en zonas industriales abandonadas por los Gobiernos y éso motivó un cierto “voto épico” de protesta contra el sistema de gente excluída y cabreada con Europa porque no resuelve sus problemas.

Las propuestas económicas y sociales de Corbyn sí eran aceptadas pero el tema del Brexit destruyó la esperanza que había en la izquierda que asumió un papel de “víctima” que pone tiritas en las heridas del capitalismo, se pierde la capacidad de convencer a la sociedad de que “otro mundo mejor es posible”.

Estos expertos creen que la socialdemocracia tiene la batalla perdida salvo que asuma la agenda verde del planeta, la bandera de la lucha contra el cambio climático que puede atraer a los jóvenes, pero hay que ponerse las pilas porque la derecha contraataca con mensajes muy simples, líderes fuertes y consignas atractivas como “recuperar el control” ante la globalización.

Johnson ha vendido una autarquía de forma tramposa y aunque estemos en contra del capitalismo salvaje se nos vende que “el proceso de globalización no tiene freno”.

A lo mejor el voto jóven puede ser el “voto de clase”, por éso votan a Vox, que va captando el voto jóven indignado de izquierdas, pero el tema del Brexit hizo que los jóvenes votaran a los laboristas en Gran Bretaña.

Johnson desvió la atención y no se centró tanto en el problema del Brexit en sí mismo como en acabar con “la tortura política del proceso” (es decir, siempre se aprovechan de la gente al identificarse “presuntamente” con sus emociones, haciendo populismo barato…

Corbyn dimitirá a principios del año que viene y hay candidatas mujeres muy interesantes para asumir ahora su liderazgo, opinan algunos analistas.

El Brexit puede llevar a Gran Bretaña más desempleo y más desigualdad con un 40% de los niños viviendo en la pobreza, parece que vamos a un Brexit blando porque Johnson sabe que tiene “voto prestado” de los laboristas , estos analistas creen que la Unión Europea está dolida porque se han hecho concesiones a unos británicos que nunca han entendido el proyecto europeo.