ENTREVISTA A PAUL KRUGMAN

ENTREVISTA A PAUL KRUGMAN

– Entrevista al Premio Nobel de Economía Paul Krugman en el programa “Espiral” del Canal Once mexicano, presentado por Ricardo Raphael.:

P.:- Usted se define como una persona liberal pero ha sido muy crítico con el neoliberalismo… ¿puede hacernos entender la diferencia?

KRUGMAN.: En Estados Unidos utilizamos la palabra “liberal” para describir lo que en el resto del mundo llaman “socialdemócrata”. Un liberal en Norteamérica es alguien que piensa que debe haber seguridad social, la garantía de una jubilación decente, que debemos cuidar de los demás, etc., y no es para nada lo que el resto del mundo entiende por “liberal”, que significa “deja que el mercado funcione”, los neoliberales creen en el libre mercado. Un liberal en el sentido estadounidense no necesariamente cree en el mercado “no-libre”, pero sí en las redes de seguridad y solidaridad social. Lo que el resto del mundo llama “liberal”, nosotros lo llamamos “conservador”.

P.:- ¿Cree que un neoliberal diría que los seres humanos somos “agentes económicos”, “homo economicus”, mientras que alguien liberal tendría una visión más compleja del ser humano? 

KRUGMAN.: Supongo que hay ciertas personas que sí creen en el “homo economicus”, sin embargo, nadie que yo conozca y que no sea un idiota cree éso. La idea de “homo economicus”, de un ser humano que hace cálculos racionales y usa sus recursos estratégicamente, no es una descripción real, sino una simplificación que usamos para pensar en ciertas cosas (materiales).

P.- ¿Qué materia prefiere, la Ciencia Económica, o la Economía Política?

KRUGMAN.: Sí creo que tiene utilidad éso que llamamos “Ciencia Económica”, distinta de la Economía Política porque no todo es política pública, no todo se trata de lo que debería hacer el gobierno, a veces hay que dar un paso atrás y preguntarse : “¿qué está pasando?”, “¿cómo funciona?”, así que la Economía Política es importante porque necesitamos saber qué hacer desde el gobierno, pero primero hay que entender qué está pasando. 

– Sobre la desigualdad y la concentración de la riqueza, KRUGMAN cree que los países de renta media, no muy pobres, tienden a ser desiguales porque la gente no tiene acceso a los recursos, la educación no es la misma para todos, la gente no tiene acceso al capital para invertir (yo creo que estas cosas pasan también en España). Esto suele ocurrir en ésos países salvo en ciertas economía asiáticas que han sido muy exitosas pero no son tan desiguales. En este sentido, las políticas públicas importan, si quieres ayudar a los pobres, una manera de apoyarlos es con dinero en educación para todos, también en salud, nada favorece más la pobreza que estar mal nutrido de joven o no tener acceso a la salud de joven, porque éso implica que no vas a producir después. 

P.: ¿Hay una correlación entre el ingreso y el nivel de democracia?

KRUGMAN.: Pueden exigir que no todo vaya a la élite y que se haga más por la gente, pero, al mismo tiempo, si el ingreso y la riqueza no están demasiado concentrados, hay más probabilidad de lograr una verdadera democracia, pero tampoco es garantía : Puede haber sociedades democráticas que votan para políticas muy inequitativas porque hay propaganda y se dejan convencer, y puede haber sociedades bastante equitativas y no muy democráticas, o a veces sociedades muy desiguales que resultan ser bastante democráticas, como en el caso de Estados Unidos, donde la democracia está siendo erosionada por la acumulación de riqueza en las élites, demasiados procesos políticos están siendo comprados por los ricos, y los propios defectos de nuestra democracia merman los intentos de combatir este fenómeno.

KRUGMAN. : El pueblo escogió una presidenta que no acabó en la Casa Blanca y el pueblo vota para un Congreso bastante socialdemócrata, pero, tal y como está organizado, resulta bastante conservador, así que USA no es un modelo a seguir en esto.

– Preguntado  por los impuestos, KRUGMAN  considera que es importante garantizar que los más ricos paguen impuestos, en parte porque se necesita el dinero, pero también porque hay que limitar la acumulación de riqueza. Hay que asegurarse de que se recaudan suficientes impuestos, en países poco desiguales como Dinamarca o Suecia sus sistemas fiscales tampoco están tan orientados a cobrarle a los ricos, todo el mundo paga muchos impuestos, lo importante es lo que hacen con el dinero : Seguridad social, ingresos decentes para los desempleados y los jubilados, etc., hay que tener un sistema tributario honesto en el que realmente la gente pague sus impuestos.

P.:- Hemos visto al euro subir frente al dólar, China está ganando poder y Estados Unidos está cerrando las puertas… ¿cree que es el final de USA como poder último o es sólo un momento?

KRUGMAN.: La época de dominación de USA como tal ya se acabó, independientemente de Donald Trump. Estados Unidos tiene 300 millones de personas, pero China tiene 4 veces más y son igual de inteligentes que nosotros, y hay 350 millones de europeos que también son igual de inteligentes que nosotros, así que fueron condiciones muy especiales las que nos convirtieron en superpotencia, hemos acelerado nuestro declive relativo al tener un líder terrible. Nuestra dominación económica ya se estaba perdiendo poco a poco, pero lo que nos quedaba eran nuestros valores.

USA no sólo es una economía, es una idea, y ahora tenemos un presidente que no cree en ésa idea, no cree en la democracia, no cree en la igualdad, no cree en la libertad de prensa ni en la nobleza del espíritu humano que está en el corazón del ideal estadounidense, y no sé si nos podremos levantar de algo así. 

P.: ¿Cómo explica que los jóvenes norteamericanos tomaran una decisión de voto más racional que sus padres?

KRUGMAN.: Quiero pensar que estamos educando a una generación más tolerante y más abierta, pero, al mismo tiempo, todo el mundo, a medida que envejece, se vuelve más conservador y de alguna manera más egoísta, mucha gente que llevaba flores de paz y amor en los años 60 acabaron en Wall Street ganando billones de dólares sin preocuparse de los demás, queremos pensar que los jóvenes son idealistas y construír una América mejor dentro de 30 años, pero me temo que van a ser cincuentones rabiosos como los de ahora.  

Doy clases en la universidad pública en Nueva York, y la mayoría de nuestros estudiantes de familias pobres, se trata de cumplir con el sueño americano, nosotros y nuestros padres salimos de ésa universidad, ahora mis estudiantes son lo mismo, aunque tengan colores y nacionalidades diferentes, y tienen los mismo objetivos.

-Preguntado por los “dreamers”, KRUGMAN dice que lo que ocurre con ellos “es inconcebible”. Creo que todavía hay suficiente decencia incluso en la mayoría de políticos estadounidenses, aunque no “en el tipo de la Casa Blanca”, porque ésos jóvenes son todo lo que queremos en nuestro país, están culturalmente americanizados, ascienden socialmente, están bien educados y son respetuosos con la ley, no han hecho nada mal… ¿cómo puede uno querer expulsarlos? Espero que la decencia prevalecerá.      

P.D.: Quiero acabar añadiendo una reflexión de Krugman en una entrevista a la revista FORBES, en la que afirma que “Trump tiene un fuerte instinto autoritario, pero también es incompetente, su maldad es moderada por su incompetencia. Es una persona temible, sí, claramente no tiene respeto por la democracia, ni por la libertad de expresión, pero es terriblemente malo en su trabajo”.

Por otra parte, Krugman afirmó en un artículo en el New York Times titulado “Ryan y Trump contra la gente corriente”, que la reforma fiscal de los republicanos sólo beneficia a los multimillonarios que no trabajan en sus empresas. En otro artículo reciente y sobre el mismo tema, titulado “la reforma fiscal de Trump”, Krugman asegura que “ni siquiera el presidente sabe que pretende ahorrar 700.000 millones de dólares a extranjeros ricos”. Osea, que cuando dice “América First”, ni siquiera sabe lo que dice….