De Guindos, sobre la ‘troika’: Está claro que no eran hermanitas de la caridad

De Guindos, sobre la 'troika': "Está claro que no eran hermanitas de la caridad"

Texto : Opinión : Miguel Ángel López (blog “jet-lag”) con datos de la nota de prensa de Fundación Alternativas, a la que agradezco sinceramente su amable invitación a asistir.

Con la crisis económica todavía plenamente activa, la salida del Reino Unido y las oleadas populistas y xenófobas en leve retroceso, que no de desaparición, la estabilidad de la Unión Europea depende fundamentalmente de su integración bancaria y financiera, para llegar a la unión económica y monetaria.

Con esta premisa, la Fundación Alternativas y la Fundación Estudios de Progreso Europeos (FEPS) organizaron un coloquio titulado ‘Estabilización de la Zona Euro’, en el que participaron primeros espadas de la política económica, como el ministro de Economía, Luis de Guindos, y Josep Borrell, ex presidente del Parlamento Europeo.

Personalmente creo que España todavía está saliendo de una crisis económica “de caballo” y que por éso De Guindos debería continuar como ministro del ramo y haber presentado a otro español a la presidencia del Eurogrupo e incluso ahora a la vicepresidencia del BCE, creo que si tu país te necesita “en primera línea de fuego” debes dejar tus ambiciones a un lado y servir donde hagas más falta en un momento crítico como éste.

En general, se ha perdido la antigua noción del político profesional como servidor público que pone su país por encima de todo, la idea del sacrificio personal, creo que éso es parte del desarme moral, el relativismo y el “pensamiento light” que impone la moderna sociedad de consumo.

En general, creo que los políticos no deberían comportarse nunca como mercenarios o como trepas, pero como sus líderes saben que humanamente lo son, y dan plena satisfacción a sus incontrolables deseos de colgarse medallas y añadir dígitos a sus cuentas corrientes para mantenerlos contentos y leales a la causa.

En este evento, Luis de Guindos afirmó sobre la ‘troika’: “Está claro que no eran hermanitas de la caridad, y a veces no actuaron con la sensibilidad imprescindible, pero de eso también se aprendió”.

Según el ministro, “para que los países del norte compartan riesgos con nosotros tenemos que actuar sobre los créditos bancarios” y matiza que “en España el grueso de activos dudosos bancarios se ha reducido alrededor de un 40%”. Y añado yo en mi twitter @SoyCibelino : “Saneando bancos con el dinero de los ciudadanos a costa de su bienestar ¿acaso nos llamaron los bancos cuando repartieron dividendos?”

De Guindos cree que la falta de competitividad en la balanza de pagos se resuelve con la reforma del mercado laboral (que lo ha convertido en la ley de la selva neoliberal) de ahí que se jacte de que este sea el quinto año de superavit en la balanza de pagos y dice que es compatible con la recuperación de la demanda interna (cuando ésa demanda de productos y servicios sólo se la puede permitir una élite social que está creciendo pero que sigue siendo una minoría con sueldos muy altos, las clases altas o medias altas que hacen brecha con los contratos precarios de la inmensa mayoría de la población, incluída la gran masa de muchos nuevos titulados superiores que no han obtenido la merecida recompensa a su esfuerzo personal).

El titular de la cartera de Economía comentó que “si nos quedamos como estamos, casi preferiría ir hacia atrás, así que tenemos que avanzar en la unidad europea”. Cree que “El brexit es una mala noticia para el país y para Europa” y sentencia que “no es desdeñable que Reino Unido entre en recesión”.

“El Fondo Monetario Europeo debería ser la evolución natural del MEDE (Fondo de Rescate)”, añadió.

De Guindos cree que los países de la UE deben compartir más riesgos o las divergencias entre ellos conllevarían a una grave crisis política.

Se refiere a la culminación de la integración bancaria como “uno de los mecanismos más importantes a abordar”. Además, añade que sería interesante crear “un sistema común en el ámbito de las políticas presupuestarias”.

“Sería favorable reformar la Eurozona porque estamos creciendo, y por el entorno político pro europeo”, asegura.

“Los países del norte creen erróneamente que los países del sur no son de fiar económicamente”, sentencia De Guindos, y aclara que “eso es una simplificación”.

De Guindos destacó que la recesión ha sido “muy profunda” y algunos como Grecia “lo han pasado mal”, y señaló al “Brexit y al futuro del marco institucional” de la zona euro como desafíos fundamentales a corto plazo. En su opinión, en estos momentos se dan las circunstancias para mejorar, porque “crecemos al 3% y el paro desciende”, y el entorno político también ayuda, ya que Macron es un “firme europeísta y Alemania continúa con el proceso de consolidación de las instituciones del continente”.

Según el ministro, es necesario “compartir más riesgos” entre los estados miembro para “completar la unión bancaria, el esquema de seguros de depósitos y los instrumentos de actuación de política fiscal”. Asimismo, afirmó que la creación de un “fondo monetario europeo y un ministerio de finanzas son pasos en la dirección correcta”.

Por su parte, el socialista Josep Borrell advirtió que “Alemania debe ver el mundo con las lentes de otro color y dejar que otros diagnósticos de la situación puedan ver la luz”. Según Borrell, los alemanes ven a la mujer como complemento salarial de la pareja, abundan los minijobs, etc., así que si ésa receta se hubiera aplicado a toda Europa habría sido un desastre. En términos de política económica, no todos los países podemos ser Alemania, sentencia.

Según el ex presidente del Parlamento Europeo “la izquierda y la derecha no pueden tener la misma concepción del sistema”. Estoy de acuerdo con el, porque los intereses de los pobres y los ricos siempre serán irreconciliables y ricos y pobres siempre existirán, es ley de vida. Los socialdemócratas lo tenemos claro, frente a partidos liberales como Ciudadanos que defienden ésa idea difusa del crepúsculo de las ideologías en las que las fronteras entre izquierda y derecha desaparecen y todos somos felices y comemos perdices…. eso no es real.

Borrell aclaró que el origen de la crisis no estuvo exclusivamente en el “exceso de déficit público”, sino también en la tormenta que se desató en los mercados financieros por la “falta de credibilidad” de la zona euro.

A su juicio, el futuro de la estabilidad de la UE dependerá en gran medida la configuración del Gobierno alemán -en negociaciones en estos momentos entre Merkel y Schulz-, y recordó que el país teutón se encuentra como España hace un año, “con presiones a la socialdemocracia para apoyar a los conservadores”.

La desestabilización actual se debe, según Borrell, a las “divergencias macroeconómicas” entre los países que integran la unión, así como a la “desafección ciudadana” por el proyecto europeo, y se mostró “preocupado” por cómo perciben los jóvenes los mecanismos europeos de estabilidad. “Para evitar el divorcio entre el norte y el sur, tendremos que debatir más a fondo en los foros progresistas sobre estos asuntos”, dijo.

Desarrollo sostenible e inclusivo

Jesús Ruiz-Huerta, director del Laboratorio de la Fundación Alternativas, apuntó que los objetivos primordiales de la UE deben ser “el desarrollo sostenible e inclusivo, niveles de empleo adecuados y progreso social”. Recalcó también que el presupuesto para combatir la crisis es la cuestión más controvertida, “y la estabilidad de España y la consolidación democrática están estrechamente ligadas al desarrollo europeo”.

Loukas Tsoukalis, profesor de Organización Europea en la Universidad de Atenas, comentó que “la crisis económica que se originó en Estados Unidos terminó como una crisis existencial en Europa, que no estaba preparada”; Jonás Fernández, eurodiputado del PSOE y miembro del Comité Económico y Monetario del Parlamento Europeo: “La ausencia de instrumentos en la zona euro y la incapacidad política llevaron a una única estrategia que fue la austeridad”; David Rinaldi, profesor asociado de economía en la Universidad Libre de Bruselas: “Necesitamos que nuestras economías se acerquen y una política monetaria común; cualquier desajuste en la macroestabilidad provoca populismos”; Federico Steinberg, investigador principal del Real Instituto Elcano: “Trump y el Brexit son trágicos, pero a la vez revulsivos para avanzar en la unión bancaria”; Raymond Torres, director de Previsión y Estadística de FUNCAS: “Lo más urgente es hacer frente al riesgo de insolvencia, porque los países de la UE se están endeudando en moneda extranjera, una moneda que no controlan”.

Santiago Fernández de Lis, responsable de Sistemas Financieros y Regulación de BBVA Research: “Lo importante es tener herramientas para hacer frente a los shocks asimétricos, e igualdad en los depósitos”; Víctor Echevarría, analista senior de Macroeconomía y Mercados en Analistas Financieros Internacionales (AFI): “Es fundamental que haya más capacidad interfinanciera”; Óscar Arce, director general adjunto de Economía e Investigación del Banco de España: “Hay que invertir en instituciones que hagan que la deuda pública sea menos arriesgada”; Antonio Cortina, director del Servicio de Estudios del Banco Santander: “No existe una política fiscal común ni coordinación en las políticas nacionales, que exigen reformas profundas para potenciar el crecimiento y la estabilidad”.