Ideas sobre una reforma migratoria funcional en EE.UU.

Escrito por Ryan Turner, Ex delegado de Bernie Sanders en la Convención Nacional Demócrata y ex presidente de Democrats Abroad Madrid.

Ideas sobre una reforma migratoria funcional en EE.UU.

Los Estados Unidos de América fue fundado por inmigrantes en búsqueda de la libertad y la oportunidad.  O sea, en búsqueda de lo que se conoce coloquialmente en EE.UU. como el “sueño americano”. Desde que Barack Obama ha empezado su segundo mandato en 2012, hemos visto dificultad tras dificultad. Bengazi, la reforma sanitaria, y el cierre parcial del gobierno son excelente ejemplos de los retos a los que Barack Obama se ha tenido que enfrentar. Después de invertir tanta energía política en defenderse contra los republicanos, está muy claro que Obama tendrá que “pivotar” (en el lenguaje de Obama) hacia su próximo reto: La reforma migratoria. 

En EE.UU., la inmigración es el asunto más importante a largo plazo en las próximas décadas.  A pesar de la xenofobia que suele generarse con el debate de la inmigración, está probado que, en general, la inmigración fortalece una economía.  Es llamativo que, según la CNN, la mayoría de los estadounidenses piensen que 39% de la población americana  ha nacido fuera del territorio. La cifra real es el 13%. Sí, es cierto que el porcentaje de la población nacido fuera de EE.UU. está en el nivel más alto desde el año 1920, pero esas cifras demuestran la xenofobia que domina la mente americana.  No hay duda de que la inmigración es un tema muy polémico en EE.UU. pero también es cierto que según la encuesta anual de Transatlantic Trends, el 73% de los estadounidenses piensan que el gobierno no está gestionando bien la inmigración en América, pero ¿Por qué es necesaria una reforma?

El departamento de comercio de EE.UU. ha previsto que en el año 2018 habrá 2,8 millones de puestos libres en los campos de STEM (sigla inglesa para los campos de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas)  y 800.000 de esos puestos requieren  un diploma pos-grado de nivel Máster o superior.  Según el Instituto Nacional de Salud (NIH por su sigla), solo 550.000 alumnos recibirán la formación adecuada para cubrir esos puestos.  Efectivamente, el problema que tendremos a largo plazo no es la falta de empleo como estamos viendo actualmente en EE.UU. y Europa, si no lo contrario.   Es decir, no tendremos la mano de obra suficiente para cubrir los puestos en los sectores de STEM. 

Por desgracia, la conversación sobre el sistema legal de inmigración se retrasa por los políticos que insisten que antes que nada hay que arreglar el problema de inmigración ilegal.  Solo hay un problema con esa mentalidad, la inmigración ilegal está efectivamente estancada. Según el Pew Hispanic Center, el flujo migratorio desde México hacía EE.UU. ha parado e incluso ha retrocedido.  Lo cual significaría que hay más gente saliendo de EE.UU. que entrando, y sin embargo vemos que aumentan de la cantidad de patrullas, barreras, vallas, aviones sin pilotos, radares y cámaras en la frontera.  Los Estados Unidos están pagando miles de millones de dólares para bloquear personas cuando apenas hay flujo migratorio hacía el país. Por desgracia, no se han dado cuenta de que los inmigrantes no son idiotas, cuando una economía no va bien, no hay razón para ir.  A pesar de esa realidad, los republicanos han declarado una guerra contra la inmigración ilegal cuando la guerra importante es contra el resto del mundo por la mano de obra cualificada. 

No tienes solo que mirar hacia EE.UU. para comprobar que organizar una guerra contra la inmigración no tiene mucho beneficio. Solo hay que mirar a Japón, el país con la tasa de envejecimiento más alto del mundo.  Su población de 127 millones de habitantes está disminuyendo rápidamente  y según la mayoría de las fuentes se proyecta que caiga entre 90 y 100 millones de habitantes en el año 2050. Uno de cada cuatro personas tiene más de 65 años y cuenta con la mayor tasa de esperanza de vida en mundo.  El déficit de mano de obra se está exacerbando y se estima que se van a necesitar hasta 900.000 más trabajadores solo en el sector sanitario en 2025.  Con un población extranjera de tan solo 2%, Japón es muy reacio a acoger la idea de satisfacer sus necesidades utilizando la inmigración como repuesta.  La última vez que Japón tuvo que enfrentarse al problema de un déficit de mano de obra fue a principios de los años 90 e incluso entonces, no acogieron la inmigración como solución, si no optaron por solo dar permisos temporales a inmigrantes suramericanos que pudieran demostrar sus raíces japoneses.  ¿Qué han aprendido en Japón con respecto al tema? Pues, la verdad es que no mucho. Están en proceso de diseñar robots para cuidar a los ancianos.  Sí, has leído bien. Robots.

Si Japón es el ejemplo ideal para NO seguir, Canadá y Australia son excelente ejemplos de países que han utilizado la inmigración para su provecho invirtiendo en mano de obra cualificada.  Canadá cuenta con una población extranjera de más del 20% y en Australia un 25%. Sí, es cierto que los dos países han sufrido momentos de xenofobia y cambio, pero en cuanto aceptaron la inmigración como un beneficio sus economías empezaron a fortalecer y sus poblaciones son más diversas culturalmente.  En EE.UU. la población extranjera es tan solo un 13%, demostrando con esto que Estados Unidos ya no es la única y más grande sociedad inmigrante en el mundo. 

Es verdad que ni Canadá ni Australia han sufrido la gran ola de inmigración ilegal y masiva que ha ocurrido en EE.UU. Lo bueno es que el problema de EE.UU. tiene solución.  Deben hacer el siguiente para controlar el problema de la inmigración ilegal:

  1. Dejar de demonizar a los inmigrantes ilegales.  Todos los estudios económicos demuestran que los inmigrantes AYUDAN a las economías y no viceversa.  La idea de que los inmigrantes roban puestos de trabajo es falsa. Cuando las economías dejan de crecer, la inmigración se desacelera de manera correspondiente. Esta hostilidad hacia los inmigrantes y las comunidades inmigrantes parece contraproducente, teniendo en cuenta la medida en la que los países europeos se han beneficiado de la inmigración en las pasadas décadas. La inmigración a gran escala, principalmente de mano de obra poco cualificada fue un componente crucial en la construcción económica durante varias fases de la historia del país estadounidense, especialmente en los sectores de la industria y agricultura.  A día de hoy, la migración de mano de obra cubre vacíos críticos en los sectores de tecnología, ingeniería, construcción, agricultura, sanidad, enseñanza, turismo y servicios domésticos.
  2. Deportar a los inmigrantes ilegales que tienen antecedentes penales y dejar los demás quedarse, dándoles una oportunidad para obtener la nacionalidad de manera lenta, controlada y eficaz.  Las condiciones para la obtención de la nacionalidad sería la imposición de todos los ingresos de los inmigrantes y mantener un expediente penal limpio. Así se podría asegurar reducir la cantidad de aplicaciones por visados de reunificación familiar que actualmente constituyen un 75% de todos los visados.
  3. Dar visados de trabajo temporales para inmigrantes que trabajan en agricultura y solo hacen falta durante cosechas y temporadas específicas. Cuando termina la temporada volverían a sus países.

Siguiendo esta táctica, EE.UU. podrá empezar a controlar mejor la inmigración ilegal. El control de la inmigración ilegal es tan importante porque sin ese tema bajo control, los republicanos nunca se pondrían de acuerdo para combatir el problema más grave: la fuga de mano de obra cualificada. Como acabo de mencionar, actualmente en EE.UU. dos tercios de todos los visados se tramitan  por razones de reunificación familiar y solo un 13% por necesidades económicas del estado. En Canadá ocurre justamente lo contrario. Es decir, que en Canadá dan visados a la gente cualificada que pueden contribuir en los campos STEM.  Reunir familias es importante pero es todavía más importante gente talentosa y cualificada en las profesiones STEM donde hay más demanda.  EE.UU. debería de hacer esto una prioridad. Por desgracia en América, hay muchos inmigrantes MUY cualificados en sus universidades pero la mayoría de ellos no pueden obtener visados para quedarse en el país después de terminar sus estudios. Efectivamente, EE.UU. está rechazando a la gente que puede ayudar más a su economía.  En cambio, si un país activamente busca inmigrantes para cubrir sectores de la economía donde realmente hay demanda de mano de obra, la economía se disparará.

Todo lo que acabo de resumir se hace más difícil en EE.UU. debido al sensacionalismo de la discusión sobre la inmigración. Hay un verdadero miedo que existe en EE.UU.  de que los inmigrantes roben puestos de trabajo.  El argumento que viene de los republicanos tiende mirar el mercado laboral con una lógica de “suma cero” básicamente concluyendo que el número de puestos en cualquier mercado laboral es fijo y cuando hay un superávit de mano de obra, los nativos no pueden competir por esos puestos.  La historia ya demuestra que el mercado laboral no es fijo y que se adapta a la mano de obra disponible.  ¿Puede ser que los republicanos han olvidado que hay un experimento que ya se realizó hace muchos años que descargó una GRAN cantidad de mano de obra en el mercado laboral? Pues, la introducción de las mujeres en el mercado laboral es un fenómeno relativamente nuevo en la historia de economías, pero es un fenómeno que ha sido muy exitoso pese a la desigualdad salarial que las mujeres continúan sufriendo. A pesar de esa desigualdad los beneficiarios verdaderos de la introducción de las mujeres en el mercado laboral han sido los hombres.  Si EE.UU. quiere experimentar otro disparo de su economía en el futuro sus políticos tienen que darse cuenta de que la solución es la inmigración y no la indecisión.