LA RAZÓN DE LA SINRAZÓN

“LA RAZÓN” DE LA SINRAZÓN

Todos recordamos aquella frase del Quijote que empezaba así : “La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece…” y, si la cortamos justo ahí, eso es un poco lo que le pasaba al diario La Razón hasta que el día 12 pareció cambiar su posicionamiento respecto al presidente electo Donald Trump.

Vamos a analizar lo que decía este diario nacional el pasado día 11, justo antes de la famosa primera rueda de prensa de Trump, y lo que decía después de la misma, el día 12, porque yo he notado grandes diferencias, y no me parece una cuestión baladí. Es una forma como otra cualquiera de analizar el fenómeno Trump desde la única órbita mediática que podría apoyarle.

DÍA 11 DE ENERO DE 2017

El día 11, La Razón hablaba en su editorial de “la política de voluntarismo de Obama”. Si lo que pretenden es compararlo disimuladamente con Zapatero y su política de ingenuas “ocurrencias”, creo que se equivocan, porque el propio Obama ha declarado que si alguien piensa que es socialista “es porque no le conoce” y de hecho acusó en su día a Bernie Sanders de hacer promesas que no podría cumplir.

Y sí, ilustres colegas de La Razón, la elección de un sujeto como Trump como sucesor de Obama me parece un insulto, entre otras cosas porque el primero pretende destruír el legado del segundo. Sin embargo, el tiempo es el gran juez, y el paso de los años pondrá a cada uno en su sitio. El editorial tacha a Hillary Clinton de “ADN de Washington DC”. Esto me hace mucha gracia, si piensan éso podían haber apoyado a Bernie Sanders como hice yo, porque da la casualidad de que el señor Trump precisamente es un millonario que está colando en su Administración a directivos de multinacionales y ejecutivos de Wall Street… ¿Y éso no es precisamente más de lo mismo en Washington?…

Es verdad que La Razón ofreció ése día análisis constructivos de la gestión de Obama, como el de su redactora Marta Torres (desde Nueva York). También críticas con el fenómeno Trump son sus entrevistas a expertos, como la realizada por Angel Nieto a un profesor de la American University de Washington y otra a un profesor de Derecho de la Universidad de Pensilvania sobre los conflictos de intereses en la Administración Trump.

Pero hay enfoques que me parecen muy “neocon” como el de Manuel Coma, que compara despectivamente a Obama con Zapatero y ya os dije mi opinión al respecto cuando os hablaba antes del editorial del periódico ése día. A Coma, a juzgar por el tono con que escribe, se diría que nada de lo que hace Obama le parece bien. Coma dice sobre Obama que “su herencia, más allá de trágalas ideológicos, tiene pocos resultados prácticos”. Me lo has puesto “a huevo”, Coma : Es posible, pero se le olvida el “pequeño” detalle de que precisamente si éso ocurrió fue debido al bloqueo u obstaculización que los republicanos hicieron en una o ambas cámaras durante los mandatos de Obama. Parece una poderosa “razón”… ¿no?…

No olvidemos que en ése diario escribe gente como el cardenal Cañizares, quien pontifica de vez en cuando contra algunas minorías sociales, y que, como ocurre con algunos dirigentes del PP, “cada vez que habla, sube el pan”. Eso por no hablar de los reiterados insultos del director de La Razón, mi “ilustre” colega Paco Marhuenda, al embajador americano, James Costos, en las tertulias de Onda Cero, nada sorprendente teniendo en cuenta que trabajó para el Gobierno de José María Aznar. Pienso que Costos representa aquí a un Gobierno extranjero y como tal merece un respeto.

Para no creer demasiado en Obama, La Razón fué el único periódico nacional en papel en sacarle en portada ése día horas después de su discurso de despedida, así que saben que la imágen de Obama “vende periódicos”. Es un primer paso, está bien.

Los rusos ya estuvieron a favor de los republicanos (de Romney) en las elecciones de 2012, y entendemos que lo que les interesa a los rusos históricamente es que a USA “le vaya mal”. En ésa línea estaría el presunto ciberespionaje ruso a demócratas en beneficio de los republicanos, aunque hayan vigilado también a los republicanos por si en algún momento Trump les perjudicara. Suena bastante lógico en principio. No olvidemos que venimos de la “Guerra Fría”. Y si el presunto, repito, “presunto” dossier sexual ruso que circulaba sobre Trump se destapara como “auténtico”, entiendo que los propios republicanos le abrirían un “impeachment”…

Parece bastante absurdo que un presidente electo no permita preguntar al periodista de un medio del prestigio de la CNN, e incluso manda callar a algún compañero. Es una falta de respeto impropia de una persona que pretende ostentar uno de los cargos más influyentes del planeta. No parece que Trump se crea aún que va a ser presidente, y por éso sigue comportándose como si estuviera en campaña y sobreactuando cada vez de forma más absurda.

DÍA 12 DE ENERO DE 2017

Sin embargo, al día siguiente de la rueda de prensa, el día 12, en sólo 24 horas el diario La Razón parece sumarse a “caballo ganador” de la opinión dominante y su posicionamiento frente a Trump cambia, como se demuestra en su portada en la que reconoce que “Trump hizo de Trump” y en la que añade que el presidente electo “admite” que Rusia (y otros países) hackearon las elecciones, que ataca a los servicios secretos y que reitera que será México quien pague el muro (su presidente lo ha desmentido de nuevo).

Y “milagrosamente” titula su editorial “Trump confirma los peores augurios”, en el que afirma que “Trump se mostró igual que siempre, y, lo que es peor, se mantuvo firme en el diseño de un país más cerrado al mundo”. Además, critico su proteccionismo y las tasas aduaneras y añadió que no hace caso de quienes le advierten del efecto dominó “de una política aduanera que firmaría sin tocar una coma Marine Le Pen” y que puede traer “una desestabilización geoestratégica de graves consecuencias”. No sé si “interesada”, pero sin duda es una asombrosa transformación. Echando mano del sabio refranero español, podemos decirles que “rectificar es de sabios” y que “nunca es tarde si la dicha es buena”.

USA se ha labrado un prestigio a lo largo de décadas pero con este sujeto como comandante en jefe puede perder toda su aura de liderazgo internacional en unos meses. Lo único positivo de todo esto es que por fin Trump se ha quitado del todo la careta y la gente es por fin consciente de su peligrosidad.

También habla ése día La Razón en páginas interiores de la derogación del Obamacare y del conflicto de intereses con las empresas que Trump cede temporalmente a su familia. Y en ésa línea crítica añade un análisis de un miembro del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional Truman de Washington cuyo titular lo dice todo “Nepotismo en la Casa Blanca”.

La redactora Marta Torres continúa en su línea constructiva titulando una información “Obama tiende puentes en un país dividido”, un positivo relato del discurso de despedida del primer presidente afroamericano. Y esta misma redactora se pregunta en las páginas de cultura “¿Por qué no un boicot de 4 años a Trump?” en relación a la iniciativa de un grupo de artistas de llamar a la huelga el próximo 20 de enero con motivo de la toma de posesión de Trump. Estoy de acuerdo con ella, para combatir a un presidente indeseable hay que trabajárselo todos los días, porque no va a ser una tarea fácil que asuma sus responsabilidades, si no, no deja de ser un llamamiento mediático que se apagará en unas horas. Yo mismo soy constante a la hora de insistir casi diariamente en mis perfiles sociales sobre los desmanes de Trump.

La única excepción a ése cambio editorial del día 12 es la de Alfonso Ussía, que parece que va “por libre”, y en un artículo suyo de contraportada critica a Meryl Streep tras la famosa gala de los Globos de Oro en la que afeó a Trump que haya imitado despectivamente los movimientos de un periodista con discapacidad. No voy a negar, que, al menos en España, hay cierta endogamia ideológica en el colectivo de actores, posiblemente ocurra también en USA, pero también es verdad que cualquier persona tiene derecho a comprometerse socialmente con su comunidad, sea una persona influyente o no. Espero que esto se entienda como enmienda “parcial” a la postura de Ussía.

Sé que no necesitará La Razón ningún consejo, pero si me aceptan uno, ahí va : Demográficamente la población más conservadora está desapareciendo, así que harán bien en moderar su postura, no sólo en el caso de Trump, si no en los demás casos, si quieren seguir vendiendo periódicos. Se lo digo por su bien…

Respecto a otros diarios, os recomiendo ése mismo día 12 el agudo enfoque de la columna de Lluís Bassets en la página 5 de El País y que se titula : “La revancha de la Guerra Fría”. Creo que Trump sólo tiene claro que quiere destruír el legado de Obama, pero no sabe casi nada de lo que quiere construír él mismo (salvo algún muro que otro), es la anti-política que nos imponen los populismos.

Y en la contraportada de El Mundo, Antonio Lucas “da caña” a Trump, como los viñetistas Gallego y Rey, que en una viñeta dibujan a Trump con una gran bandera norteamericana de fondo y diciendo Yes, “we” mein “kampf”. Estos son más duros que yo….

En alguno de mis artículos ya hice balance del legado de Obama. El presidente norteamericano ha logrado innumerables éxitos en su gestión (el Obamacare, el fin del embargo a Cuba y el acuerdo nuclear con Irán, la estabilización del problema de Ucrania, la reforma de Wall Street, la retirada de tropas en Irak y Afganistán, sus maniobras para evitar la deportación de los “dreamers”, reflotó la industria del automóvil en Detroit, la eliminación de Bin Laden, el crecimiento económico y la creación de empleo, evitó el “shutdown” o cierre del Gobierno provocado por los republicanos y dotó presupuestariamente la creación de un mapa genético del cerebro humano a cargo de un grupo de científicos encabezado por el neurólogo español Rafael Yuste, para curar enfermedades mentales) pero su postura ante el bombardeo de Gaza y su grave inacción en Siria son sus grandes errores. Si Guantánamo es necesario o no para la lucha contra el terrorismo depende de la visión de cada uno.

Esperemos que las lágrimas que Obama derramó en su discurso de despedida no las tengamos que derramar algún día los demás por culpa de un showman metido a político llamado Donald Trump.