LA SOLIDARIDAD, FACTOR CLAVE DE ESTABILIDAD DEL SISTEMA

LA SOLIDARIDAD, FACTOR CLAVE DE ESTABILIDAD DEL SISTEMA

En el capitalismo, el dinero es la “sangre” que circula por las venas del sistema y si las grandes fortunas lo retienen el “cuerpo” económico corre peligro de muerte por colapso y problemas circulatorios. Si el dinero circula a través del consumo se genera riqueza, si el dinero se retiene en cuentas corrientes de multimillonarios el resto de la gente no dispone de ése dinero en sus bolsillos, porque su cantidad es limitada, el dinero no circula y el sistema económico se atrofia y éso puede provocar crisis económica y social. Hablamos al final de algo tan serio y tan elemental como la supervivencia de la gente, así que la solidaridad de la banca, las empresas y las grandes fortunas juega un factor clave en la resolución de este problema.

En USA, Trump aplicó una rebaja fiscal a las grandes fortunas, y los propios multimillonarios expresaron su dinero de contribuir con más impuestos a su país, y están en lo cierto. A partir de poseer una determinada fortuna ya no se puede vivir mejor de lo que vives, y acaparar el dinero para nada en medio de una crisis económica internacional carece de sentido, yo animo a estas personas a crear nuevas empresas y fundaciones, a crear empleo, a invertir, a hacer donaciones a causas solidarias y ellos a su vez obtendrán aún más beneficios que podrán reinvertir y así sucesivamente. Al final ganamos todos. Me gustaría tener esperanza y creer en la nobleza del ser humano, y más en gente con una formación académica y una experiencia tan enorme que debería entender esta idea tan simple y actuar en consecuencia. Al final, ayudar a la gente te reportará un íntima satisfacción personal, por eso a mucha gente, sobre todo a los jóvenes, les encanta hacer voluntariado en ONGs.

Hay una parte de la élite mundial que parece tener planes siniestros para el ser humano y que carece de cualquier tipo de empatía. A ésos es una pérdida de tiempo dirigirse. Yo me quiero dirigir a los grandes empresarios que no están totalmente abducidos por ése círculo oscuro de poder y que todavía quieren ayudar a la gente, que espero que sean muchos.

La banca, las empresas y las fortunas tienen la posibilidad de ser realmente “grandes”, de ser la “gran banca”, la “gran empresa” y las “grandes fortunas”, pero no sólo de tamaño, sino también de “grandeza” ética y moral si hacen un esfuerzo solidario conjunto con la sociedad española para evitar a tiempo otra crisis como la de 2.007. Al menos lo ganarían en imagen y reputación, que acaban incidiendo también en el consumo de tus productos y servicios y en la cuenta de resultados, como lo demuestra el boom de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) desde hace muchos años.

A las clases trabajadoras no se les puede exprimir más, los precios e impuestos suben, el retorno hay que pedírselo a la banca, para eso la rescatamos en el caso de España con 60.000 millones de euros de dinero público, a las grandes empresas y grandes fortunas ¿tanto les cuesta disminuir un poco sus beneficios? ¿Realmente es justo que si Sanchez aplica un impuesto a la banca lo repercutan en sus clientes?

Sólo un esfuerzo solidario real, un cambio de mentalidad, una nueva actitud respecto al dinero, que debe ser un medio y no un fin, nos libraría de otra crisis como la de 2007 en la que la sociedad vivió una depresión colectiva.

No piensen que por ser socialdemócrata pienso que “los ricos” tienen la culpa de todo. El ciudadano corriente tiene que abrir su mentalidad, acoger al inmigrante y arrimar el hombro (si puede) al que tiene al lado en caso de necesidad y… ¡ no volver a firmar otra vez hipotecas que no puede pagar ! ¿Hacemos algo?

Hay una parte de la élite mundial que no tiene buenas intenciones hacia nosotros.: 1984 de Orwell será llevado a su máxima expresión en el plano laboral. Las empresas podrán almacenar y recopilar todos los datos que quieran sobre nuestra salud y sobre nuestros hábitos diarios con la excusa de mejorar nuestra salud y analizar con analistas nuestras costumbres diarias para mejorar nuestra productividad. Se alega que nuestro consentimiento será “voluntario”… ¿pero alguien cree que los datos serán utilizados con buena fe por las empresas y que si no aceptamos su recogida seremos contratados o no seremos despedidos? Para éso nos vendieron el “big data”.

Entonces, tener mala salud (y ahí incluímos que contraer una enfermedad o tener una discapacidad será objeto de discriminación porque “afecta a los resultados de la empresa”), lo que supone una especie de “darwinismo laboral”. La excusa de la productividad y el dinero, la excusa de la prevención de enfermedades y de ahorrar en los seguros médicos para asumir el control absoluto sobre nuestras vidas. La fantasía de los que controlan el mundo hecha realidad con la inestimable colaboración de los empresarios.

Un caso práctico de cómo se aplican las políticas de solidaridad es el actual tratamiento de la inmigración, los exiliados y los refugiados. La responsabilidad de acoger a los inmigrantes hay que repartirla entre todos los países, no hace tantos meses, cuando hubo las crisis fronterizas, se hablaba de cupos de inmigrantes. A ver si dejamos la ideología al margen. No creo que la solidaridad española con el Aquarius fuera una error. Ningún puerto les acogía y había que actuar para evitar una catástrofe humanitaria, porque en el barco iban más de 600 personas en malas condiciones de salud.

Con la llegada a Europa de un nuevo barco Aquarius, y siguiendo el ejemplo de España, un puerto francés se ofreció a acogerlos. Y puesto que tiene bandera gibraltareña, debería hacerlo Gran Bretaña. El diario elmundo.es informa en su twitter que “la Seguridad Social” española necesita más de 5 millones de inmigrantes” para ser sostenible. Mientras, encontramos titulares irresponsables como el de ABC.es (de derechas) que dice : “Sánchez acepta el acuerdo del Aquarius ante la presión de Torra, sus socios y la Unión Europea”. Mucha gente religiosa, liberal, de derechas, “de golpes de pecho”, dice ser “cristiana”, pero la ideología socialdemocrata es mucho más solidaria con los pobres que la liberal, que es muy mezquina. Y es que, como dice el refranero español, “una cosa es predicar y otra dar trigo”. Creo que falta empatía con los que sufren, la aceptamos cuando nos la piden dentro de una iglesia, pero cuando nos lo echan a la cara en twitter, nos enfadamos.

También hay dramas humanos dentro de nuestras fronteras: más de 900.000 personas en España son jóvenes pensionistas por enfermedad, discapacidad, incapacidad laboral o accidente, gente con pensiones mínimas que no llegan para cubrir sus gastos corrientes y que tienen problemas de accesibilidad a viviendas, pobreza energética problemas de integración social, etc. Hay que dotar económicamente a las ONGs para que ayuden a la integración social de colectivos vulnerables como este, aunque el Estado cubra sus necesidades económicas básicas. Y no se le puede decir a la gente que sus pensiones corren peligro en el futuro, porque hablar de pensiones es hablar de la supervivencia de las personas… ¿van a permitir los Estados que sus ciudadanos se mueran de hambre? Porque éso es lo que puede pasar si no se toman medidas ya.

Otra amenaza muy seria es la del cambio climático, no sólo en relación a catástrofes naturales, sino a la supervivencia de los enfermos crónicos, que podrían morir por miles en caso de temperaturas extremas. Ya estamos viviendo con cierta regularidad en España las primeras muertes por ola de calor. nuestros dirigentes deben de decidir las medidas a tomar y comunicarlas para hacer posible nuestra supervivencia como especie en este planeta.