SARA CARBONERO CONOCE SENEGAL CON UNICEF

SARA CARBONERO CONOCE SENEGAL CON UNICEF

Esta es la emocional y emocionante historia de cuatro mujeres profesionales que son madres, tienen experiencia en los medios de comunicación y deciden embarcarse hace un par de meses en una aventura humanitaria con Unicef para conocer la cruda realidad de Senegal, “de la que aún conservan las impresiones y los olores” y comprender la suerte que tenemos de vivir en países ricos y democracias occidentales acomodadas. Que nos quejemos para mejorar lo que se hace mal no quiere decir que no reconozcamos en estas fechas pre navideñas la inmensa suerte que hemos tenido al nacer aquí.

Lucía, del blog “Lucía mi pediatra”, pediatra, escritora y conferenciante, rompió el hielo confesándonos “vernos aquí tan guapas y tan maquilladas después de lo que vivimos allí… parecemos otras”. “Siempre pensé hacer ayuda humanitaria en África, pero pasan los exámenes, las vacaciones, los trabajos, el embarazo, después eres madre… y un día, Rocío, una paciente de mi consulta, me dijo que Unicef hablaría conmigo y Belén le contó el proyecto de Senegal, me impactó, y llamé a mi familia, que me apoyó”.

“Una cosa es ver en los medios lo que pasa en ésos países y otra es ver in situ a ésos niños con desnutrición, los niños mueren de una simple diarrea, he estudiado medicina pero me sentí impotente y quería trabajar y a ayudar”, afirma convencida. “Me impresionó cómo se unen las mujeres, había 1.500 partos al año sin un sólo médico, pero la gente es fuerte a pesar del desamparo, las mujeres hacen cola con temperaturas extremas y los bebés no lloran”.

Lucía nos dice con contundencia : “Allí no hay debate sobre vacunas sí o no, allí es vivir o morir” y refleja “lo difícil que fue volver a los problemas de la vida diaria aquí en España”. “Tengo que volver, veo que la ayuda llega y que hay un órden exquisito en la distribución y el reparto de los medios”, nos cuenta.

Ella cree que “no es cuestión de sentir pena, sino de hacer algo, es responsabilidad de todos sacar a tanta gente de esta situación”. La moderadora nos contó cómo una vacuna de 50 céntimos o un sobre de mantenimiento terapéutico pueden marcar la diferencia. En un vídeo vimos cómo las vacunas son gratuitas hasta los cinco años porque a los niños les va la vida en ello.

Entonces, la periodista Sara Carbonero interviene emocionada y confiesa : “necesitaba este rato con vosotros, no sé si el regalo es para ellos o para nosotros, ahora relativizas tus problemas de la vida diaria, no pensaba que a sólo cuatro horas de avión había otro mundo y te dabas cuenta nada más aterrizar”.

“Una mujer que está de parto tiene posibilidad de morir, comprobamos el método canguro que ya conocía por una amiga que tuvo dos bebés prematuros”, nos cuenta Sara. Asegura que “allí no sabía cómo nos íbamos a comunicar, pero con gestos, enseñándoles el móvil con cariño, con el lenguaje universal”, lo consiguieron.

Sara nos habla de “el método canguro, el contacto piel con piel con su mamá, que siente el latido del corazón y debe trasmitir confianza y seguridad al bebé y se daban instrucciones y se implicaba a todos los miembros de la familia”, como ocurrió con unos cuatrillizos que conoció.

“Me encantaría repetir este viaje y estar más días para asimilarlo porque, cuando nos acostumbramos, a pesar de nuestras agendas, no querríamos volver”, subraya la periodista. Puedo intuír lo que quiere decir, porque, aunque sea algo mucho más “light”, los que conocemos como funciona el mundo del voluntariado en ONG´s, aunque sea aquí en España, sabemos que engancha, y mucho. Yo, por ejemplo, estuve asistiendo semanalmente a una actividad durante 15 años y me costó mucho trabajo desengancharme emocionalmente, pienso que son experiencias muy adictivas.

Natalia nos contó que “recibí un mail, lo leí varias veces para asegurarme de que estaba leyendo bien, y conseguí convencer a toda la familia, es una experiencia que te cambia la vida para siempre”. “Una de las partes más duras fue la visita en los suburbios de Dakar a un centro de niñas que han sufrido abusos sexuales, físicos y psicológicos, no te dicen nada, te miran con admiración, al final son niñas como puedan ser tus hijas pero que viven una realidad muy diferente”, comenta.

Nos habló de una farmacéutica francesa que dejó a su familia para acudir a “curar almas”, intentaban convertir lo negativo en positivo y salir adelante, asimilar lo ocurrido y tener a sus bebés. “Ver que la ayuda llega es un regalazo”, sentencia aliviada.

Marian, (@boticariagarcia), doctora en Farmacia y nutricionista, nos contó que su marido le dijo que “había recibido un correo tan guay que mejor que lo leyera yo”, le dije que me lo leyera y me arrepentí de no haberlo leído, afirma entre risas. Cuenta una de las experiencias que tuvieron en la cual pasaron cinco horas en coche para conocer el llamado “comité de madres”, creía que les sorprenderían con algo nuevo.

Efectivamente, comprobó cómo un señora con sólo 200 euros ideó un sistema de cribado tradicional con materiales tan básicos como una báscula rudimentaria con una garrafa pero que los métodos funcionaban, las madres apuntaban la ficha del niño en tablas y en función de los resultados sabían qué vitaminas o suplementos necesitaban, organizaban debates sobre la lactancia materna, controlaban la asistencia, comprobaban como disminuía la desnutrición y además les agasajaron finalmente con un baile en el almacén de suministro. En estos almacenes puedes encontrar desde motos hasta jabón, vacunas, mosquiteras, kits de higiene… Unicef nos enseñó en este evento los maletines educativos, porque hay que proteger la infancia de los niños también con juguetes.

Unicef nos ofrece colaborar con un regalo original en fechas como estas como es el regalo azul, para que los niños tengan, por ejemplo, pastillas potabilizadoras de agua, leche terapéutica, libros de texto, etc., que son un regalo doble : el que reciben los niños y por otro lado en una tarjeta de Unicef le cuentas a ésa persona el regalo que le haces en su nombre, como pudimos comprobar en un pequeño vídeo.

En cuanto a suministros, Unicef tiene una nave central para emergencias internacionales en Copenhague que es tan grande como tres campos de fútbol y en otras partes del mundo hay más almacenes con elementos esenciales. Los kits educativos tienen lápices, puzzles, marionetas… Sara afirma que “el kit de primera infancia cuesta 158 euros y el año pasado se enviaron para muchos niños, me gusta imaginar la cara de los niños al abrirlo y y me voy a llevar uno, cada kit sirve para 50 niños”.

Los kits para obtener 50 litros de agua limpia sólo cuestan 4 céntimos !! y son imprescindibles, porque si no, seguirán muriendo 800 niños al día. Las dosis contra la polio sólo cuestan 51 céntimos y las vacunas salvan cada año millones de vidas.

María nos habló del alimento terapéutico, antes existía la F-10, era leche en polvo pero precisaba de agua potable, y este nuevo alimento ya no necesita agua y el cacahuete contiene una grasa parecida al aceite de oliva, leche en polvo con vitaminas y minerales que, además, una vez abierta se conserva bien y a los niños les gusta la mantequilla de cacahuete.

Y no sólo éso : Con un euro se pueden conseguir tres sobres de alimento terapéutico.

Unicef nos enseñó en este evento, el día anterior a su estreno, la nueva campaña de Navidad “Regalo Azul” #NoEsLoQueDas es lo que recibes, así que pidamos un deseo común : Que ningún niño se quede sin su regalo.