EL SECTOR PRIVADO Y ELIMINAR LAS GUERRAS, CLAVES CONTRA EL HAMBRE

EL SECTOR PRIVADO Y ELIMINAR LAS GUERRAS, CLAVES CONTRA EL HAMBRE

El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, afirmó en el Fórum Europa que la erradicación del hambre en el mundo está vinculada al fin de las guerras porque se trata de un problema que puede solucionarse en un mundo más tecnológico e interconectado.

Así lo destacó Beasley en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, donde fue presentado por la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. El PMA es una agencia de la ONU especializada en la lucha contra el hambre.

Beasley apuntó que el hambre mata a un niño cada cinco segundos y que la inseguridad alimentaria ha pasado de afectar a cerca de 1.000 millones de personas a 777 millones en 2015, pero el año siguiente repuntó a 815 millones, pese a que la población mundial ha ascendido a cerca de 7.500 millones.

“La pregunta que hay que hacerse es por qué ha aumentado con toda la riqueza, tecnología, innovación y conectividad que hay en el mundo”, indicó, antes de recalcar que “no se va a solucionar el problema del hambre en el mundo si no ponemos fin a las guerras y se involucran las mujeres y las empresas”.

De hecho, comentó que el PMA se creó para repartir alimentos en situaciones de emergencia, pero hoy tiene que hacer ese trabajo “todos los días” porque más del 80% de la comida que distribuye llega a lugares afectados por la guerra, como Somalia, Libia, Sudán del Sur o Argelia.

“Si ponemos fin a las guerras podremos llegar a un nivel cero de hambre”, sentenció, al tiempo que indicó que los alimentos pueden ser “un arma de paz y de reconciliación” en zonas devastadas por los conflictos bélicos, y que cada 1% de incremento de la tasa de hambre supone un aumento del 2% en la de inmigración.

Beasley aludió al trabajo que el PMA hace en la región africana del Sahel para alimentar a una multitud de personas afectadas por las sequías y abogó por la cooperación con otras organizaciones y con las empresas para fomentar la agricultura, la ganadería y la sostenibilidad en comunidades vulnerables.

Por otro lado, Beasley destacó que España está “en primera línea” en la lucha contra el hambre y destacó la colaboración española para poner en marcha programas con escuelas de Latinoamérica.

VENEZUELA, “UN DESASTRE”

David Beasley, indicó que la situación alimentaria en Venezuela es “un desastre” y que la comunidad internacional “tiene que hacer todo lo que está en sus manos” para ayudar a la población de ese país. 

Beasley comentó que un millón de venezolanos ha huido a Colombia en una diáspora que asemejó al éxodo de los rohingyás a Bangladesh e incluso a la tensión en la península de Corea, lugares donde, según indicó, “hay una situación muy similar”.

“Venezuela es un desastre. La comunidad internacional tiene que hacer todo lo que esté en sus manos para intentar ayudar porque la gente está sufriendo”, sentenció, antes de indicar que el PMA se asegura que la ayuda alimentaria que reparte llega a la población más necesitada en diferentes lugares del mundo.

En este sentido, apuntó que el PMA se centra en “las personas inocentes a las que se ha privado todo tipo de derechos y oportunidades, independientemente del gobierno o el régimen del país”, si bien destacó que esta agencia de la ONU debe contar con el permiso de las autoridades para distribuir alimentos.

TEJERINA, SOBRE LA IGUALDAD

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, señaló en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, en el que presentó al director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, y con motivo del Día Internacional de la Mujer, que “España es el país europeo que más ha reducido la brecha salarial desde que llegamos al Gobierno en 2012 hasta situarla a mínimos históricos y seguiremos trabajando día a día hasta lograr que la brecha salarial deje de existir”.

Tejerina indicó que la igualdad de género es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por la Asamblea General de la ONU en 2015, y abogó por garantizar que los derechos de las mujeres sean respetados “desde niñas” porque “con ello gana el conjunto de la sociedad”.

“La forma más efectiva de poner fin al círculo vicioso conflicto-pobreza-hambre en los países más vulnerables es incluir a las mujeres en la ecuación. Su papel es fundamental para contribuir a transformarlo en un círculo virtuoso mujer-agricultura-prosperidad. Las desigualdades, no obstante, no sólo existen en los países más vulnerables, sino también en la Unión Europea y España”, añadió.

Antes de su intervención en el encuentro informativo, Tejerina declaró a los periodistas, respecto a su deseo de hacer este jueves ‘huelga a la japonesa’ en contraposición a la huelga feminista, que “la lucha contra la igualdad no tiene ideologías” y que “si se pretende politizar, mal servicio estamos haciendo a las mujeres”.

“Es una cuestión de justicia y creo que hay que respetar todas las formas y reivindicarlas, todas son válidas: paros de dos horas, paros de 24 horas o donde yo creo que debo estar hoy, que es poner de manifiesto la importante labor del Programa Mundial de Alimentos, de Naciones Unidas. No entendería no estar hoy defendiendo a las mujeres que pasan hambre”, concluyó.

LA LUCHA CONTRA EL HAMBRE

Isabel García Tejerina, señaló que es “clave” la erradicación del hambre para que se cumplan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por la Asamblea General de la ONU en 2015 para luchar contra la pobreza, la desigualdad y el cambio climático en el mundo hasta 2030.

“Somos conscientes de que si no luchamos contra el hambre y la inseguridad alimentaria, difícilmente podemos avanzar en la consecución del resto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, indicó Tejerina, después de asegurar que la erradicación del inseguridad alimentaria es “un objetivo clave” para ministerio que ella dirige.

Tejerina comentó que ha habido una reducción progresiva del hambre en el mundo durante décadas, pero esa tendencia “se ha detenido e incluso se ha revertido en los últimos años” debido a “los conflictos armados, las sequías y las inundaciones, agravadas por los efectos del cambio climático”.

Así, subrayó que este “problema que parecía estar destinado a desaparecer” ha aumentado porque la carencia de alimentos afectó a 815 millones de personas en 2016, 38 millones más que el año anterior, y la desnutrición crónica infantil afecta a uno de cada cuatro niños menores de cinco años, al tiempo que “el sobrepeso y la obesidad están aumentando en todo el mundo, incluso en países de ingresos bajos y medios”.

Tejerina recalcó que “el hambre tiene causas concretas y definidas” y apeló al papa Francisco cuando dijo en su última visita a la sede de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) que “no podemos tratar el hambre en el mundo como si fuera una enfermedad incurable”.

En este sentido, apuntó que las soluciones deben tratarse “en conjunto” porque hay “desafíos interrelacionados” y destacó que su departamento ha puesto en marcha medidas para garantizar agua limpia y saneamiento, mejorar la calidad del aire, fomentar el consumo responsable, salvaguardar la salud de la vida submarina y los ecosistemas terrestres, y luchar contra el cambio climático.

Fuente : Web de Nueva Economía Fórum